EL SULFORAFANO, EL SECRETO DEL BROCOLI, ES UN TESORO DEL MUNDO VEGETAL

A diferencia de otros remedios naturales de uso ancestral, como la curcumina, el ginseng o la ashwagandha, el descubrimiento del sulforafano es relativamente reciente. Fue identificado apenas hace poco màs de 20 años, especificamente en 1992, cuando el Dr. Paul Talalay y sus colegas de la Universidad Johns Hopkins estudiaban los compuestos del bròcoli y sus beneficios sobre la salud. Desde entonces, cada semana salen publicaciones y estudios sobre la acción del sulforafano en el cuerpo y sus efectos terapèuticos.

El sulforafano es uno de los principios activos presentes en las plantas crucíferas. Sin embargo, la mayor concentración de sulforafano se encuentra en los brotes del brócoli. Sus efectos beneficiosos sobre nuestra salud van desde la prevención de enfermedades como càncer, diabetes y enfermedades cardiovasculares, hasta un efecto rejuvenecedor y aumento de la longevidad.

Sulforafano y Nrf2

Para entender como el sulforafano afecta positivamente nuestra salud, es necesario hablar de Nrf2. Nrf2 es una proteína que funciona como un factor de transcripciòn y controla la expresiòn de más de 200 genes en nuestro cuerpo.

La acciòn reguladora de Nrf2 es posible mediante su uniòn a una secuencia específica del ADN conocida como ARE (por sus siglas en inglès, Antioxidant Response Element).

Al unirse a esta secuencia, Nrf2 induce la expresiòn de genes antiinflamatorios y enzimas antioxidantes. Estas enzimas contribuyen a proteger las cèlulas, evitando el daño ocasionado por los radicales libres. De igual forma, Nrf2 tambièn induce la transcripciòn de genes involucrados en la inactivaciòn de compuestos dañinos a los que estamos expuestos diariamente.

Ahora bien, el sulforafano es el activador natural màs potente de Nrf2.

En condiciones normales, Nrf2 se activa cada 129 minutos; mientras que al ser estimulado con sulforafano, Nrf2 se activa cada 80 minutos. En consecuencia, los genes regulados por Nrf2, tambièn.