¿Farmacología natural, de qué hablamos?

Las plantas producen una gran cantidad de productos que se han utilizado por la especie humana des de sus inicios. Las plantas producen medicamentos muy conocidos o que han servido de base y patrón para hacer otros. Estos medicamentos se usan actualmente de una manera muy extensa por los farmacéuticos. Un 40% de los productos farmacéuticos usados hoy en día provienen de orígenes naturales.

Las plantas también son fuente de toxina, consideramos toxinas aquellos principios que en bajas dosis van a tener efectos perjudiciales en los animales que lo consumen. El sulforafano es un producto que hace para defenderse de sus depredadores herbívoros, ya que para los herbívoros las plantas es la principal fuente de alimento.

Estas toxinas que estas plantas fabrican para defenderse de los herbívoros son desagradables o letales para los herbívoros, que estos al notar esto no consumen la planta o dejan de consumirla. Los animales aprenden a desintoxicar estas sustancias para poder consumir la planta y poder beneficiarse de los contenidos que les interesa. La planta contendrá cientos de sustancias químicas, nosotros los animales aumentamos el poder de desintoxicación.

La planta no solamente produce toxinas directas, sino también indirectas. Es importante que los animales que ingieren estas plantas desarrollen métodos para expulsar estas rápido del cuerpo. Esto se está explicado para saber que el sulforafano entra dentro de la categoría de plantas medicinales comparado con el mundo farmacéutico no natural.

La farmacología convencional busca el tratar generalmente con una sola molécula, a veces hay combinación de dos o tres, pero no mucho más. Busca usar el activo de la planta a dosis elevadas y actuar sobre una única diana terapéutica. Aquí lo que conseguimos es une efecto terapéutico fuerte, que va asociado con efectos secundarios.

En cambio, la planta medicinal va a contener cientos de activos en dosis naturales, con multiplicidad de dianas. Con las plantas naturales se tratan de tratamientos convencionales, se pueden usar después de a ver usado los fármacos convencionales.

¿A donde se encuentra el sulforafano ? 

El sulforafano nos viene de plantas alimentarias. El sulforafano Se obtiene de verduras crucíferas como el brócoli, las coles de Bruselas y las coles. Se produce cuando la enzima mirosinasa transforma la glucorafanina, un glucosinolato, en sulforafano al dañar la planta (por ejemplo, al masticar), lo que permite que los dos compuestos se mezclen y reaccionen. Los brotes jóvenes de brócoli y coliflor son particularmente ricos en glucorafanina.

El sulforafano ha atraído la atención de los investigadores por sus propiedades antioxidantes, que pueden persistir durante horas después de la ingestión.

De hecho, a diferencia de los antioxidantes directos que se destruyen después de reaccionar con los radicales libres, el sulforafano continúa ejerciendo su actividad e induce la expresión de las enzimas de fase II del metabolismo xenobiótico.

Diferentes actividades farmacológicas del sulforafano

1. Modulador epigenético activador de NrF-2

Es homolador epigenético, significa que va a transformar la manera en que nuestras células van a leer nuestros genes. Los genes es un libro que heredemos de nuestros padres cuando somos concebidos, estos no se pueden cambiar. Pero como cualquier libro, se puede escoger el capítulo que se quiera, y esto es lo que el sulforafano va a modificar.

¿Qué genes vamos a leer de manera preferente?

Uno de los genes más importantes que el sulforafano va a “modificar” es el Nrf2. Este gen, percibe junto a su compañero el Keap1 proteínas. Tienen una serie de receptores para percibir lo muy o poco oxidada que está la célula según el estrés oxidativo que haya.

Cuando el efecto oxidativo es importante, el sulforafano actúa como un desencadenante de una alama oxidativa. El Keap1 deja el Nrf2, que lo deja libre, y el Nrf2 se transforma el núcleo. Aquí es cuando se abre el libro y se puede leer gracias al sulforafano, que nos lo facilitara en cualquier célula. Esto va a resultar en una quimio-prevención del cáncer. Vamos a explorar otros efectos que tiene el sulforafano en este nivel.

Tenemos unos micro ARN que van a regular la expresión de esta lectura del libro. Van a crear los oncogenes, pero van a estimular la actividad de los opresores tumorales. El sulforafano va a tener una actividad de inhibidor. El sulforafano tiene mucha importancia en el cáncer también, no para tratarlo, sino para facilitar la actividad de algunos tratamientos anticancerígenos. Aquí vamos a explorar al sulforafano como antioxidantes.

Hay dos familias de genes, los antioxidantes y los de detoxificación.

Los antioxidante se crean principalmente por encimas antioxidantes. Todas las encimas antioxidantes se expresan en mayores niveles gracias al sulforafano, que juegan un papel muy importante para el mantenimiento y regeneración en las vitaminas A, C y E. Gracias a esto, sustancias como el sulforafano van a tener un efecto rejuvenecedor en las células.

El hígado es la mayor glándula digestiva del cuerpo y juega un papel básico en el metabolismo. Es también responsable de realizar diversas funciones fundamentales para la supervivencia, incluyendo la desintoxicación, la descomposición de los glóbulos rojos y otras sustancias, la síntesis de proteínas y hormonas, y el almacenamiento de glucógeno, así como el mantenimiento de una reserva de sangre. La capacidad de expansión del hígado, le permite almacenar hasta un litro de sangre extra cuando se produce insuficiencia cardiaca derecha.

2. Modulador Epigenético, Quimioprevención del Cáncer

El sulforafano estimula las dos fases de detoxificación hepática y promueve el desarrollo de los 2OH estrógenos (de buena calidad) e inhibe los 4OH estrógenos (procancerígenos). El sulforafano es una molécula multiuso, ya que sirve para muchas cosas. Para entender que hace el sulforafano en la de detoxificación hepática tenemos que entender como funciona esta. El periodo de detoxificación hepática es por la noche, durante el sueño profundo. Estos receptores se van a unir a otra pieza, y con todos estos se van a translocar y van a ir al núcleo, que dirigirán la detoxificación hepática.

Efectos del sulforafano sobre el sistema nervioso central.

 

Lo primero que debemos saber es que el sulforafano es capaz de atravesar la barrera hematoencefálica por lo que tiene capacidad de influenciar sobre el funcionamiento cerebral (estudio). Puesto que muchos desórdenes del cerebro ocurren por inflamación o stress oxidativo, conseguir un potente antiinflamatorio y antioxidante que traspase la barrera hematoencefálica es una gran noticia para el abordaje de desajustes del sistema nerviosos central.

Existen, por ejemplo, estudios del efecto del sulforafano sobre patologías como el autismo (estudio), la esquizofrenia (estudio) y por supuesto, en depresión. En cuanto a la depresión, actualmente sabemos que la inflamación es un componente clave en el desarrollo de esta enfermedad. Puedes leer estos artículos del blog donde hablamos sobre este tema: artículo y artículo.

Aunque no existen estudios en humanos, se ha comprobado en animales que si se les induce un proceso inflamatorio desarrollan un comportamiento depresivo y que este efecto es neutralizado si durante 7 días se les administra 1 mg/kg de peso intravenoso de sulforafano (estudio). De hecho, también en ratones, se ha visto que el sulforafano mejora síntomas depresivos y de ansiedad al menos igual de bien que los antidepresivos (estudio).

Aunque los estudios sobre sulforafano y depresión son solo en animales de laboratorio sí que tenemos estudios en humanos sobre otros desórdenes como el autismo o la esquizofrenia. El sulforafano también aporta efectos beneficiosos en los problemas neurodegenerativos. Sabemos, que NRF2 es es un estimulante de factores de crecimiento neuronal (estudio) y que puede llegar a contrarrestar o enlentecer los procesos degenerativos.

Animales a los que se les bloquean la expresión de NRF2 tienen un 30% menos del factor de crecimiento neuronal BDNF en el hipocampo, un 30% menos nuevas sinapsis y un 38% menos de neuroplasticidad (estudio). Por último, el sulforafano no solo afecta beneficiosamente sobre las patologías degenerativas cerebrales. La distrofia muscular de Duchenne es una enfermedad degenerativa incurable que genera una pérdida de masa muscular y una muerte prematura.

En este estudio con animales de laboratorio el consumo de sulforafano muestra un aumento de un 30% de masa muscular y un 20% de aumento en la distancia que son capaces de correr (estudio). La hipótesis más plausible por la que esto ocurre es porque el sulforafano tiene la capacidad de bloquear la actividad de la miostatina un conocido inhibidor del crecimiento muscular (estudio).

De nuevo, destacar que la evidencia en humanos de la influencia del sulforafano en este tipo de patologías es tenue, aunque lo que existe publicado es al menos esperanzador.

En la prevención y la lucha contra el cáncer hemos comprobado mediante el método nutricional, el Indol-3-Carbinol y el sulforafano se hallan especialmente indicados en los tipos siguientes de cáncer:

– Cáncer de pulmón, neutralizando parcialmente las nitrosaminas (compuestos cancerígenos) presentes en el humo de cigarrillo.

– Los cánceres “hormonales” como el cáncer de mama y de endometrio, oponiéndose a los estrógenos y bloqueando así su avance.

– Cáncer de estómago, activando enzimas antioxidantes a nivel de la mucosa gástrica, protegiéndola así de los daños que podría causar la bacteria H.pylori en su ADN.

– Está demostrado que en los países donde al consumo de crucíferas es considerable, los cánceres de pulmón, colon, mama y próstata tienen una incidencia mucho menor.

El Indol-3-Carbinol se distingue también por su acción contra la quimioresistencia del organismo, reduciendo así las sesiones de quimioterapia.

Otra propiedad sobresaliente del Indol-3-Carbinol y el sulforafano es la de neutralizar las sustancias cancerígenas protegiendo el ADN de daños químicos y reduciendo así el riesgo de desarrollar un cáncer relacionado con estas fuentes de contaminación.

3. Modulador Epigenético: Quimiosensibilización de células Tumorales a Tratamientos Anticancerosos

4. Antioxidante inductor de Enzimas Antioxidantes dependientes de ARE (Antioxydant Response Element)

5. Antioxidante regenerador de Vitaminas A, C, E

6. Antioxidante en apoyo Tratamientos Complementarios del Cáncer

7. Antioxidante inductor de Enzimas de Detoxificación de Fase II dependientes de ARE

8. Anti inflamatorio por bloqueo de la vía NFkB

8. Anti inflamatorio por bloqueo de la vía NFkB

9. Modulador Inmunitario por modificación de la Microbiota digestiva

Antiinflamatorio

El efecto antiinflamatorio del sulforafano no es despreciable. Varios autores proponen la modulación de la inflamación como el principal factor a tener en cuenta para tener un envejecimiento saludable (estudio). De hecho, este efecto antiaging de prevención del envejecimiento celular es muy relevante para evitar lo que se conoce con la senescencia inmunitaria.

Este proceso por el cual nuestras células inmunitarias se vuelven menos eficientes y aumenta el riesgo de infección. En un estudio en ratones, un consumo de 1,6 mg día de sulforafano al día previene la pérdida de funcionalidad del sistema inmunitario adaptativo propio de la edad e incluso es capaz de recuperar la función de los ratones ya viejos (estudio). Si haciendo un alarde de fantasía, extrapolamos esa dosis a los humanos estaríamos hablando de unos 20 mg día que podemos encontrar en un 43 gramos de brotes de brócoli.

Por tanto: el consumo de crucíferas tiene efectos antienvejecimiento, protectores del sistema cardiovascular, anticancerígenos y antiinflamatorios y principalmente todo esto ocurre por su estímulo sobre el gen NRF2. Finalmente es importante mencionar que, en cuanto al riesgo de cáncer, los isotiocianatos aumentan la expresión del gen NQ01 que tiene la capacidad de prevenir la degradación de la proteína supresora de tumores p53. Pero hay un sistema sobre el que aún no hemos hablado de cómo se puede beneficiar del consumo de brócoli, el sistema nervioso central y la verdad lo que se empieza a publicar es verdaderamente interesante.

El sulforafano para el Covid-19.

La Universidad de Dundee está liderando el ensayo clínico de un nuevo fármaco antiinflamatorio que se espera pueda reducir los casos de daño pulmonar severo y muerte en pacientes con Covid-19.

Investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad trabajarán con la empresa de desarrollo de fármacos Evgen Pharma para probar si el fármaco, conocido como SFX-01, mejora los resultados de los pacientes con Covid-19. Este estudio cuenta con el apoyo de una subvención de la organización benéfica de investigación médica LifeArc, como parte de sus actividades para abordar la necesidad de nuevas terapias Covid-19.

Covid-19 provoca el desarrollo de un daño pulmonar que empeora lentamente llamado síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA) en alrededor del 10% de los pacientes ingresados en el hospital. Cuando esto ocurre, ningún fármaco disponible en la actualidad puede retardar la progresión del SDRA y los pacientes finalmente requieren ventilación mecánica en cuidados intensivos hasta que la inflamación se resuelva y los pulmones comiencen a sanar.

Desafortunadamente, alrededor del 30% de los pacientes con SDRA pueden morir, mientras que la cantidad de pacientes que requieren ventilación por SDRA ha sido uno de los principales desafíos para los sistemas de salud. Por lo tanto, encontrar tratamientos que puedan prevenir el desarrollo de SDRA y mejorar la recuperación del paciente es una de las principales prioridades para la investigación de Covid-19.

Evgen Pharma desarrolla medicamentos para el tratamiento de múltiples enfermedades a base de sulforafano, un compuesto natural que se sabe que tiene propiedades antiinflamatorias. Su tecnología principal es Sulforadex®, un método para sintetizar y estabilizar sulforafano y su producto principal es SFX-01.

“SFX-01 es un medicamento antiinflamatorio que creemos que puede tener el potencial de reducir algunos de los peores resultados de Covid-19”, dijo James Chalmers, profesor de investigación respiratoria de la Fundación Británica del Pulmón en la Universidad. “El cuerpo se defiende contra el estrés inflamatorio y oxidativo aumentando los niveles de una sustancia química llamada Nrf2. SFX-01 activa el sistema Nrf2 y lo pone a toda marcha para mejorar las defensas contra el daño inflamatorio.

“Existe evidencia de que la activación de Nrf2 puede reducir la gravedad de la lesión pulmonar aguda y el SDRA. Como tal, planteamos la hipótesis de que el tratamiento temprano con un activador de Nrf2 en pacientes hospitalizados con COVID-19 puede prevenir el deterioro y ayudar a preservar los valiosos recursos de la UCI en el contexto de la pandemia. Este es un mecanismo completamente nuevo, ya que actualmente no hay ningún fármaco que se dirija a Nrf2 “.

El estudio reclutará hasta 300 voluntarios de hospitales de todo el Reino Unido, y se ofrecerá a los pacientes la oportunidad de participar inmediatamente después de su diagnóstico. La mitad del grupo recibirá SFX-01 además de la atención hospitalaria estándar, mientras que la otra mitad recibirá un placebo. Se esperan resultados a finales de año.

Nrf2 es parte de la defensa natural humana contra el estrés inflamatorio y oxidativo, como la inflamación que se produce durante una infección viral grave. En pruebas con animales, el aumento de la cantidad de Nrf2 disponible reduce la gravedad del SDRA, lo que demuestra sus propiedades protectoras. Sin embargo, hasta la fecha no se han realizado ensayos en humanos de SFX-01 en humanos con SDRA.

SFX-01 es una composición patentada de sulforafano sintético y alfa-ciclodextrina que se ha demostrado que detiene el crecimiento o incluso reduce el crecimiento de los tumores de pacientes con cáncer de mama en ensayos clínicos, mientras que provoca muy pocos efectos secundarios.

El profesor Chalmers también es médico respiratorio consultor en el Ninewells Hospital, uno de los lugares del ensayo.

Barry Clare, presidente de Evgen Pharma, dijo: “Tenemos un gran respeto por el personal clínico y de investigación de Dundee y estamos encantados de apoyar a la Universidad en este ensayo. Estamos entusiasmados con la oportunidad de probar si un activador de Nrf2 como SFX-01 puede tener un papel en ayudar a la recuperación de los pacientes con Covid-19 ”.

LifeArc ha puesto a disposición £ 10 millones para reutilizar medicamentos existentes o aquellos en la última etapa de desarrollo, ya que este enfoque ofrece una de las rutas más rápidas para desarrollar nuevos tratamientos que podrían abordar el virus y su impacto.

Conclusion

Algunos estudios sugieren que el sulforafano podría ayudar a prevenir el cáncer, ya que se ha encontrado que un alto consumo de verduras que contienen esta sustancia podría reducir el riesgo de cáncer, como el de seno, próstata, pulmón, estómago, colon, y recto.

En estudios de probeta (in vitro) y en animales (in vivo), muestra propiedades que sugieren podría ayudar a prevenir muchas formas de cáncer. Sin embargo, a tales estudios les falta mucha evidencia de beneficio.

Los estudios observacionales no son concluyentes ya que todavía son controversiales, algunas veces conllevando a conclusiones de riesgo y en otras de beneficio. El problema es que no pueden mostrar una relación de causa-efecto; sólo muestran posible una asociación. Es posible, por ejemplo, que las personas que consumen más verduras de la familia de la col compartan otros rasgos que sean responsables de índices reducidos de cáncer.

Considere la historia de la terapia de reemplazo hormonal. En la década de 1990, científicos habían concluido que el estrógeno prevenía enfermedades cardiacas, con base ampliamente en estudios observacionales que mostraban que las mujeres menopáusicas que usaban reemplazo hormonal tenían índices más bajos de enfermedades cardiacas.

Sin embargo, cuando se realizaron estudios doble ciego, controlados con placebo, mostraron que la terapia de reemplazo hormonal en realidad incrementa el riesgo de enfermedades cardiacas.

Miles de sustancias muestran propiedades anticancerígenas en estudios de probeta y no logran dar un resultado beneficioso al ser empleadas en humanos.

La historia del betacaroteno es otro ejemplo instructivo. No sólo los estudios de probeta encontraron que el betacaroteno tenía propiedades anticancerígenas, sino otros estudios sugirieron que las personas que consumían alimentos altos en betacaroteno tenían menos cáncer pulmonar.

Sin embargo, grandes estudios subsecuentes doble ciego encontraron que los suplementos de betacaroteno no ayudan a prevenir el cáncer pulmonar, e incluso podrían incrementar el riesgo.